Concierto benéfico. 2 de octubre.


Al igual que tú, tengo un título grande e importante que no se cuelga en la pared, sino en el corazón: el de Madre. Y, cuando yo pensaba que todo iba a ser maravillosamente maravilloso, me encuentro con que, a pesar de tener una sola hija, los sentimientos maternales me iban creciendo en la medida que otros niños se cruzaban en mi camino. Eso es normal, dirás, pero un buen día llegó a nuestra casa un niño de los campos de refugiados saharauis y comencé a darme cuenta de que, detrás de sus negros y grandes ojos, había una llamada profunda. Un grito más bien. Desde ese momento, no he podido dormir tranquila pensando en los problemas y el dolor de tantas y tantas personas refugiadas;,víctimas del dolor, de las guerras, del hambre; de la injusticia del mundo. O sea, de la injusticia de todos. Pensaba y pienso, sobre todo, en esos niños, que ya son hijos miosy tuyos porque somos madres y hemos corrido el riesgo de amar sin límites.

Entré a formar parte de una asociación, Dar Al Karama, que mantiene El Hogar de la Dignidad (casa para niños enfermos saharauis). Es la mejor decisión que he tomado en mi vida. Para poder continuar el proyecto, llevamos a cabo actos de todo tipo, y aquí está el objeto de esta carta: Invitarte a que nos acompañes el miércoles día dos de Octubre, a las siete de la tarde,  al hermoso concierto que se ha preparado en el marco incomparable del Adda. Precios de entrada desde cinco euros; facilidad para adquirirlas en Servicam o en taquilla una hora antes; espectáculo para ver en familia. También hay fila cero, pero preferimos verte, sentirte, vibrar contigo y que conozcas a nuestros/tus niños. No te arrepentirás.

 Dar Al Karama. Teresa Rubira.