DAR AL KARAMA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Os enlazamos el reportaje publicado en el diario La Verdad el pasado 28 de Agosto, que hacía referencia a nuestra Asociación.

DAR AL KARAMA LAMENTA LAS TRABAS PARA TRAER A LOS NIÑOS

La asociación Dar al Karama nació hace ya ocho años con el firme objetivo de ofrecer a los niños saharauis enfermos una oportunidad de recuperación que el exilio en el desierto les ha negado. La presidenta, Ilde García, y su marido, acogieron un verano a un pequeño saharaui y, desde entonces, no han dejado de trabajar por ellos. Ya son cerca de 70 los menores que han logrado recuperarse de sus patologías gracias a su labor. Sin embargo, las cosas no siempre son fáciles para ellos.

«El problema con el que nos encontramos siempre es con la burocracia y las dificultades para conseguir pasaportes para los niños», apunta el tesorero de Dar al Karama, Luis García. Desde que se localiza a un niño con alguna patología grave que requiere el traslado a España para curarse hasta que realmente llega a Alicante, pueden pasar meses, un tiempo que en ocasiones no hace más que agravar los problemas que padecen.

«Hay muchas trabas y en los últimos años aún más y es una pena que una casa que tiene capacidad para ocho niños no siempre pueda estar al completo y no porque no haya niños enfermos, que sería lo ideal, sino porque no pueden venir», señala García. Y es que, para traer a los pequeños tienen que pasar por multitud de trabas y poner en comunicación a los gobiernos saharaui, argelino y español, que conceden los pasaportes y los permisos pertinentes para el traslado y la residencia de los niños en Alicante.

La situación actual de la casa es un claro ejemplo. En estos momentos hay tres niños acogidos, Kaltun, de ocho años, Salek, de seis, que fue operado de una seria desviación de su rodilla, y Mohamed, de siete, que padece diabetes tipo 1. Esperan desde hace tiempo a otros cinco pequeños, que parece que finalmente van a llegar en septiembre, si no se encuentran algún nuevo obstáculo en el camino.

La asociación aún no sabe cuáles son las enfermedades que padecen, porque aún no les han llegado sus informes, pero están preparados para todo. En estos años, han pasado por ella niños con multitud de patologías graves, desde las enfermedades óseas hasta el cáncer, pasando por la discapacidad psíquica.

Algunos se han quedado apenas unos meses y otros varios años, en función de la gravedad que presentaban o de las complicaciones del tratamiento que debían seguir, pero todos ellos vuelven, ya completamente sanos, a sus familias, ya que la asociación cuida mucho que no pierdan los vínculos afectivos con los suyos y con su tierra.